Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Ausente

- Te noto como ausente. Ya no me hablas, no me cuentas cosas. - ¿Y te gusta? Ya sabes lo que decía Neruda: me gusta cuando callas porque estás como ausente. - No. La verdad es que no me gusta nada… No me gusta verte callado. No me gusta no saber de ti. - Lo siento, entonces. Ya hice esta promesa el año pasado. Debería aprender a no hacer promesas que no puedo cumplir. - Bueno, las cosas vienen como vienen. Cuando estaba empezando el verano no podías apostar que iba a ser así. - ¿Así cómo? Sabías que iba a trabajar. Este año me tocaba. Sabía que el verano iba a ser un poco extraño. No es la primera vez, ni va a ser la última que paso el verano en Madrid. Sólo era cuestión de mejorar las experiencias anteriores. Aunque sí, ha cambiado mucho lo que me esperaba a lo que ha sido al final. Y eso que todavía queda mucho verano por delante. - Pues así: viendo cómo Madrid se iba vaciando y el calor iba apretando. No tiene más misterio. - No te creas. Por lo menos no me he quedado parado en casa como …