Siete mil millones

Desde la próxima semana seremos unos cuantos más en nuestro planeta. Pasaremos a ser 7.000 millones los que habitemos este lugar llamado Tierra, lo que se dice pronto. Es decir, que somos un montón. Para que os hagáis una idea, hay algunas páginas en Internet que ayudan a comprender este número, por qué somos tantos y cómo estamos repartidos en el Mundo.
Pero primero, unos datos acerca del escritor de esta mochila. Soy la persona viva en la tierra número 5.427.361.195 y además, mi número de socio en la “Hermandad de habitantes humanos de la Tierra” es el 80.569.894.646. Es decir, que antes de nacer, lo han hecho a lo largo del tiempo 80.569.894.645 millones de personas. Casi ná.
Mi país, España, tiene un crecimiento de 1,2%, muy pequeño comparado con Qatar, cuya población crece, de media, unas 514 personas al día. Sin embargo, podría ser peor, porque Moldavia pierde población a un ritmo alarmante: 106 personas al día.
España es conocido como uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo, unos 80 años y medio de media. Sólo nos supera Japón, cuyos habitantes tienen una esperanza de vida media de casi 83 años (82,7 años para ser exactos) Tanto España como Japón casi doblan en esperanza de vida al país que menor la tiene, la República Centroafricana, que tiene una expectativa de vida de 45,9 años.

A lo largo de mi vida veré aumentar la población de la Tierra hasta los 10.000 millones de personas (cifra que se alcanzará en 2083), pero sólo una pequeña cantidad de ese aumento corresponderá a los países desarrollados. Actualmente, la mayoría de la población del mundo tiene menos de 25 años (43%), pero 3 de cada 5 personas menores de 25 años viven en los países subdesarrollados (60%).
¿De dónde será el habitante de la tierra número 7.000 millones? Sería curioso saberlo.
Infografía | BBC 
Si queréis saber qué número de socio de “Hermandad de habitantes humanos de la Tierra” eres, pincha en este enlace (en inglés)

Comentarios

También te puede interesar

Arcos de Valdevez: donde se hizo Portugal

La leyenda de las postales sin sello

Lusitania expreso