Todavía no he visto un avión de Ryanair vacío


Todavía no he visto un avión de Ryanair vacío. Siempre van llenos. Da igual donde vayas. Da igual que el aeropuerto esté a más de 50 kilómetros de la ciudad que le da nombre y tengas que coger un tren o un autobús que seguramente te vaya a costar más que el billete de avión. Dan igual los problemas que puedas tener con la tarjeta de embarque y con el equipaje a la hora de entrar al avión. Dan igual estén constantemente vendiendo sus productos. Dan igual sus “supuestos” vuelos cortos de combustible. Ryanair triunfa.
Es un fenómeno curioso éste de las compañías aéreas lowcost. Han conseguido que, si quieres viajar, puedas hacerlo a un precio muy accesible para todos los públicos. Si tienes suerte, puede que viajes por menos de lo que cuesta una caña de cerveza en Madrid. Eso sí, tienes que asumir que no estás volando con una compañía de bandera y en business class. Estás recibiendo el servicio por el que has pagado.
Y llega la parte que todos estábais esperando: nunca he tenido ningún problema con Ryanair… Espera un momento… Sí que los he tenido. Y no en mi país, precisamente, lo cual lo hace un poco más difícil. Mi vuelo fue cancelado y me dieron la oportunidad de cambiar el vuelo por otro desde otro aeropuerto. Exactamente lo que hacen otras compañías, que con un billete muchísimo más caro, ofrecen los mismos servicios (como por ejemplo, Iberia, que ya cobra por maleta facturada, no da bebidas gratuitas, hay overbooking, tiene los mismos asientos en turista…)
Y sí, sé que hay prácticas de Ryanair que son bastante ilegales. Pero si lo haces como ellos dicen, no vas a tener ningún problema. Si imprimes la tarjeta de embarque, si facturas en Internet, si llevas un equipaje de mano con las medidas apropiadas… El único problema que tendrás será correr para elegir tu asiento y disfrutar del vuelo.

Comentarios

También te puede interesar

Arcos de Valdevez: donde se hizo Portugal

La leyenda de las postales sin sello

Lusitania expreso