Soy un pirata

Que levante la mano quien no se haya bajado ningún contenido protegido por derechos de autor de Megaupload. Que levante la mano quien no haya visto una película o un capítulo de su serie favorita en Megavideo. Seguramente, muy pocas personas habrán levantado su mano. El resto de personas lo hemos hecho en algún momento de nuestras vidas en la Red, lo que nos convierte, según algunos retrógrados, en unos delincuentes.
Unos delincuentes porque no hemos pagado la segunda mansión de un productor musical en Beverly Hills. O porque no hemos costeado unas infiltraciones de botox y un implante de labios de una actriz. O porque no hemos pagado ciertas adicciones de personas del mundo artístico que no quiero nombrar, para evitarme problemas. Y así, un montón de casos más que seguro os suenan.
El día que la industria se adapte a los nuevos tiempos y deje de estar dirigida por esos retrógrados de los que hablaba antes. El día que no me cobren 8 Euros por una entrada de cine, 15 Euros por un disco o 20 Euros por una película en DVD. El día que la (¿legítima?) tenedora de los derechos de los autores deje de cobrar de forma abusiva a los locales comerciales, municipios, fiestas…, y que reparta sus beneficios de forma correcta y equitativa entre sus socios.
Ese día, que entreveo lejano, dejaré de ser un pirata. Robar está mal, no lo niego. Pero como dice el refrán: “quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón”.
La vida pirata es la vida mejor

Comentarios

También te puede interesar

Un paseo por Coimbra

Hora de aventuras con Fernando de Magallanes

7 cosas que igual no sabías sobre Portugal