Wish you were here

Puede que mi 2012 se resuma con ésta canción, Wish You Were Here. Algunos me mataréis porque el audio que he puesto no es la versión original de Pink Floyd y porque Ed Sheeran ha profanado un clásico (a mi no me lo parece, pero ese es otro tema). Pero tiene que ser ésta versión. Porque la escuché más o menos en el momento en el que te eché en falta.
No puedo decir que 2012 haya sido un buen año. Tampoco puedo decir que haya sido malo. Ha sido un año… raro. A falta de una palabra mejor para definirlo, ha sido un año raro. Ahora mismo no podría explicarlo con detenimiento, aunque la verdad es que tampoco quiero hacerlo. 2012 ha sido de lo más peculiar.
De lo poco que saco en claro de este año tan extraño es que las cosas han cambiado. Pero me da la impresión (espero equivocarme) de que yo no lo he hecho. No me he adaptado a los nuevos cambios. Así que lo único que le pido a 2013, además de lo típico (paz, amor, el Plus p’al salón, etc), es adaptarme a lo que vaya surgiendo. Para bien por supuesto; a ver si ahora cambio y resulta que es peor…
Feliz 2013

Comentarios

También te puede interesar

Un paseo por Coimbra

La leyenda de las postales sin sello

7 cosas que igual no sabías sobre Portugal