Miss Sarajevo

Las Guerras de los Balcanes son bastante desconocidas para mí, a pesar de que es un conflicto relativamente reciente. Quizá porque me pilló de pequeño no he conocido mucho de ellas. Por eso quiero hacer un repaso por uno de los episodios más crueles de este periodo.
Sarajevo es una ciudad clave en la Historia contemporánea, por lo que sufrió y por lo que hoy representa. Durante casi cuatro años fue asediada. De hecho, es el sitio más prolongado de la guerra moderna. Su posición, rodeada de montañas, lo permite y lo facilita. Desde abril de 1992 hasta febrero de 1996, estuvo rodeada por tropas del Ejército Federal de Yugoslavia y posteriormente, de la República Serbia de Bosnia.
Sarajevo fue una pieza más de la Guerra de Bosnia, de las Guerras de los Balcanes. Un conflicto que nace de la desintegración de la antigua Yugoslavia y que es una de las vergüenzas de la Historia Europea. ¿Quién podría pensar que una limpieza étnica sería posible en el patio trasero de la Unión Europea de los derechos humanos? Y lo que es peor, ¿cómo se pudo mantener esta situación durante tanto tiempo?
Pero volvamos a Sarajevo, porque las Guerras de los Balcanes darían para un año entero de artículos. En marzo de 1992, Bosnia acababa de proclamar su independencia. La respuesta de los bosnios de origen serbio a la creación del nuevo estado no tardó en llegar: paramilitares serbios acribillaron a un gran número de personas que celebraban la independencia. A partir de ahí, todo fue a peor. La llegada de las tropas federales yugoslavas, llevó al cierre del cerco sobre la ciudad en abril, una vez desistieron de intentar hacerse con ella.
La estrategia del asedio era clara: aterrorizar a los civiles, de lo que se encargaban los francotiradores en su posición de las montañas y dentro de los edificios de la ciudad. Se atacaban los mercados, las colas del pan o del agua, los partidos de fútbol…, todo para forzar su salida de la ciudad. Sarajevo perdió el 36% de su población durante el cerco, además de la destrucción creada en gran parte de los edificios de la ciudad, oficiales o no.
Para demostrar que la vida seguía a pesar del cerco, durante el sitio se realizó un concurso de belleza para nombrar a una Miss Sarajevo. En la fotografía que encabeza el artículo vemos posando a sus participantes con una pancarta que reza “no dejéis que nos maten”, dirigida al Mundo. Era el año 1993 y la comunidad internacional aún tardó en actuar.
Nota aparte: el título de este post viene de la canción que la banda irlandesa U2 escribió sobre este hecho y el sitio en sí. Pertenece al disco Original Soundtracks 1, y fue interpretada junto a Luciano Parvarotti.
Hubo que esperar hasta 1995 para que se hiciera algo. En otoño, la OTAN y Estados Unidos a la cabeza, forzaban unas conversaciones de paz. Anteriormente se había levantado el embargo de armas que pesaba sobre Bosnia y se habían enviado asesores, que no hicieron más que acrecentar la guerra en el bando croato-musulmán. A finales de año se consiguen firmar los Acuerdos de Dayton, que ponían fin a la Guerra de Bosnia y al sitio de Sarajevo.
Hoy ha quedado atrás el conflicto. Bosnia es un Estado terriblemente complicado, con 4 Constituciones, 16 cámaras legislativas y 4 presidentes distintos. Todo para que no vuelva a pasar lo que ya pasó. Por su parte, Sarajevo recupera poco a poco el esplendor que tenía antes. Pero la marca de la guerra sigue ahí.
Que los errores cometidos durante estos años no vuelvan a darse. Por el bien de todos. Aunque creo que la historia se está volviendo a repetir.
Imágenes | Hedwig Klawuttke, Well.com

Comentarios

También te puede interesar

Arcos de Valdevez: donde se hizo Portugal

La leyenda de las postales sin sello

Lusitania expreso