Europa comienza en los Pirineos

ErasmusDicen los franceses, en una de sus frases más chovinista y snob, que África empieza en los Pirineos. Hacen referencia al retraso tan característico que estos países del Sur de Europa han llevado siempre con el resto del continente y que, hasta hace apenas 30 años, aún mantenían. Por suerte, España y Portugal entramos en la Unión Europea y gracias a unos fantásticos instrumentos de integración llamados fondos de cohesión, conseguimos ponernos casi al día.

Otro fantástico instrumento de integración europeo están siendo las becas Erasmus, posiblemente el proyecto que más ha hecho, está haciendo y hará por la Unión Europea. La oportunidad de vivir un semestre o un año fuera de tu país de origen, aprendiendo otras lenguas y culturas y compartiendo esos momentos con otros jóvenes europeos es lo único que puede crear un sentimiento de pertenencia fuerte. Lo cual es más importante que nunca en estos momentos en los que el euro-esceptiscismo empieza a ocupar las mentes de algunos.

Desgraciadamente, España parece que quiere volver a los tiempos anteriores a la entrada en la UE. Por si no fueran suficientes los recortes en sanidad, educación, justicia y libertades públicas, la semana pasada, el Ministerio de Educación español decidió no conceder ninguna subvención a ningún estudiante Erasmus que no tuviera el estatus de becario el curso anterior. Por regla general, a partir de ahora los estudiantes Erasmus tendrán que sobrevivir con sus ahorros (o los de sus padres) y con los 110 Euros mensuales que da la Comisión Europea.

En esta ocasión, el Gobierno se escuda en el alto número de renuncias a la beca por la falta de recursos económicos, asegurando que así el dinero llegará a esas personas más necesitadas, que recibirán una cuantía ligeramente superior. Lo peor de todo es que esta regla se va a aplicar a los estudiantes que ya estamos en movilidad. Tras dos meses fuera de casa, ahora nos llega la noticia de que no vamos a recibir un dinero con el que habíamos contado desde el principio.

¿Qué significa ésto? Si sobrevivir con apenas 210 Euros/mes en un país de la UE ya era complicado, imagínenlo ahora. El que pueda y encuentre, se pondrá a trabajar, porque no se renuncia a esto así como así. El que no pueda… ¿Qué va a hacer? Si vuelve a España perderá mucho dinero (la beca se tiene que devolver y además has pagado ya dos meses de estancia) y un semestre o un curso académico, dependiendo del caso. Y cuando se quiera matricular del año perdido, volverá a perder dinero gracias al aumento de las tasas universitarias. Un negocio estupendo.

Erasmus

Además, está también el problema de recibir una beca general. Los baremos de renta y rendimiento académico se han endurecido recientemente con la misma excusa por parte del Gobierno: dar más a los que menos tienen, lo cual no es totalmente cierto. Los baremos de renta no se controlan, pudiéndonos encontrar beneficiarios de becas con más renta de la declarada, que gastan el dinero de todos en viajes, fiestas, coches y cosas similares, que nada tienen que ver con la Universidad o los gastos de residir en otra población.

Mientras tanto, por encima de los Pirineos, los estudiantes Erasmus reciben de sus respectivos Estados 300, 400…, hasta 600 Euros, considerando también el nivel de renta. Por no hablar de las ayudas que reciben los estudiantes y la calidad de las Universidades, que están a mucha distancia de las españolas.

En mi opinión, creo que todo estudiante tendría que estar obligado a realizar al menos un semestre fuera de su país. Un año para descubrir, aprender y vivir. Una mili, pero sin servicio militar. Pero esto es casi imposible, claro. Ni hay dinero ni seguramente plazas universitarias para todos. Lo que no podemos hacer es ir poniendo piedras en el camino de quien sí quiere y ha sido elegido por su nivel académico para tener esta experiencia de vida.

Si, es difícil que te den una beca Erasmus. No se la dan a cualquiera. Este curso ha sido de los primeros que han sobrado plazas en mi facultad. La gente no tiene dinero para ir y la ayuda del Gobierno se agradece, aunque apenas da para cubrir gastos. ¿Quién se va a ir fuera a partir de ahora? Los que tienen dinero para pagárselo no hace falta que estén dentro del programa Erasmus para vivir un año de intercambio. Los demás tenemos que pegarnos por 100 Euros.

Todo esto que se hace ahora, dentro de unos años nos traerá problemas. De aquellas tierras, estos lodos. Y no afectará únicamente a un campo de la vida. Lo que es peor aún: todos estos “genios” que legislan y gobiernan estarán retirados con unas pensiones que les permitirán vivir muy por encima del resto por eso de “haber trabajado por España” (risa irónica). Si es que para ese momento aún no tienen un puesto, con Visa Oro y chófer, en el consejo de administración de una gran empresa.

Al final va a ser cierto eso de que Europa empieza en los Pirineos (y en la frontera portuguesa).

Comentarios

También te puede interesar

Un paseo por Coimbra

Hora de aventuras con Fernando de Magallanes

7 cosas que igual no sabías sobre Portugal