Jordi Évole y la “Operación Palace”

jordi evole operacion palace

Todo el mundo conoce a Jordi Évole como “El Follonero”. Y suele hacer honor a su nombre. En los últimos años, su programa Salvados no hace más que desvelar a una audiencia cada vez mayor algunos de los temas más espinosos de la actualidad nacional. Se ha atrevido con la educación, el terrorismo, la independencia catalana… Incluso revelaciones de su programa han conseguido la reapertura de casos judiciales como el accidente del metro de Valencia en 2006. Siempre ha armado “follón”, nunca ha dejado indiferente a nadie.

Ahora se ha atrevido con algo que ha sido muy investigado por periodistas españoles, por haber sido un suceso transcendental en la Historia reciente de España: el Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. El enfoque es totalmente distinto a lo que se ha podido leer, oír, o ver sobre el tema hasta hoy. Y una vez más, no ha vuelto a dejar indiferente a nadie. A partir de un falso documental, “Operación Palace”, Jordi Évole ha dado alas a la teoría de la conspiración, relacionándola con los acontecimientos de ese día y haciéndola totalmente creíble. Tanto, que mucha gente, quizá demasiada, la ha dado por cierta.

Narrativamente, la creación de “El Follonero” es perfecta. El uso de las imágenes disponibles, las entrevistas con los “protagonistas” del golpe, y por supuesto, los hechos históricos han sido combinados magistralmente, dejando pocos resquicios a la duda del espectador. Sólo algunos puntos pueden hacer sospechar a la audiencia, como alguna broma de Jose Luis Garci que no encaja muy bien en historia de la operación. Pero el resto es tan coherente, que incluso sabiendo la falsedad del documental, podías llegar a pensar en la verosimilitud de los hechos que cuentan. Por si acaso, y para que no queden dudas sobre esto, el propio Évole ha reconocido la falsedad del episodio de Salvados.


Podríamos preguntarnos si lo que ha hecho Évole es Periodismo, o simple entretenimiento para las masas. Porque realmente no ha destapado nada, ni aportado algo nuevo al tema; no hay “noticia” o información como tal. Son simples conjeturas, una mas que añadir a todas las que ya hay, como ellos mismos dicen. Personalmente, creo que sigue siendo periodismo. Es más, quizá ese es el papel que debe tomar el periodista del siglo XXI, ahora que todo el mundo puede dar una noticia: debemos de conseguir que la sociedad sea capaz de formarse una opinión critica sobre las cosas.

Ahí entraríamos los periodistas, aportando análisis, contexto y opinión sobre la actualidad. A fin de cuentas, este programa de Salvados no deja de ser un análisis del golpe de estado y una visión personal del director sobre ello. Lo mismo que podríamos ver en una revista (de hecho, algo hay), pero con un formato relativamente nuevo en nuestro país. No estoy queriendo decir que este buen trabajo justifique que a partir de ahora todo sean noticias o reportajes falsos. Hay que hacerlo de una forma determinada para que la persona que vea la información sienta la necesidad de saber más y mejor sobre lo que sea.

Por otro lado, este género narrativo, el mockumentary o falso documental, también nos advierte de lo altamente manipulables que somos la audiencia de los medios de comunicación y la importancia que tiene estar lo mejor informado posible. También lo dice Évole en el vídeo anterior: “hay veces que también les han contado mentiras y nadie se lo ha dicho”. Sólo de esta manera, cuestionando todo y queriendo saber más, podremos evitar ser presa de esa manipulación.

“Operación Palace” no es que sea un caso “Guerra de los Mundos”, pero debería servir para que a partir de ahora nos pensemos las cosas dos veces antes de verlas por la televisión.

Comentarios

También te puede interesar

Arcos de Valdevez: donde se hizo Portugal

La leyenda de las postales sin sello

Lusitania expreso