Lusitania expreso

lusitania expreso 1944 lisboa madrid renfe cp

Ya no quedan trenes como los de antes. Por lo menos en España. La ferocidad con la que España está construyendo e inaugurando líneas de alta velocidad está enterrando vivo al ferrocarril convencional. El Lusitania es uno de esos trenes en horas bajas, que luchan por sobrevivir ante la competencia de otros medios de transporte más rápidos, encargado desde 1943 de unir por ferrocarril las capitales de España y Portugal.

Este tren tiene la particularidad de ser uno de los últimos servicios nocturnos e internacionales ‘convencionales’ que circulan por España. El pasado diciembre se perdieron las conexiones con Francia en favor del Train de Grand Vitesse y ahora sólo nos quedan las tres que mantenemos con nuestros vecinos del Oeste: el Sudexpresso Lisboa-Irún/Hendaya (pagado íntegramente por Portugal), Oporto-Vigo y el Lusitania.

Pero no te lleves a engaños. El Lusitania hace tiempo que no es un tren como los de antes (o como los que salen en las películas, igual demasiado idealizadas), con compartimentos de Turista; personas con la que pasas una noche de charla; un coche-cafetería a rebosar de gente; o un coche-restaurante donde puedes disfrutar de una excelente cena. Nada más lejos de la realidad, como comprobé estas Navidades yendo y viniendo de España.

Lusitania Expreso Santa Apolonia Chamartín Madrid Lisboa Renfe CP

El servicio se presta con una rama Talgo de las más antiguas en circulación (Talgo IV-1980′s), mientras que hay nuevas ramas, más modernas y cómodas, paradas en los depósitos. Los monitores “de tubo” lucen apagados porque ni siquiera se pone una película para hacer más ameno el viaje a los pasajeros, sospecho que porque los equipos del tren son para cintas de vídeo más que en peligro de extinción. Los asientos se desmontan fácilmente cuando intentas reclinarte para dormir y hay algunos que no tienen ni orejas para apoyar la cabeza. La cafetería tiene precios privativos, como todas las de Renfe, pero hay servicio de cenas (¡ojo!, no es restaurante), algo que no se puede decir de otros trenes.

Visto ésto, parece que el Lusitania es un servicio que los altos cargos de Renfe y Comboios de Portugal quieren matar. De hecho, estuvo a punto de morir hace un par de años. Pero cumple un papel muy importante. Sale relativamente tarde de la ciudad de partida y llega a primera hora de la mañana al destino, permitiendo aprovechar toda la mañana. Si es que has podido dormir, cosa que yo conseguí más o menos. A no ser que una pareja de policías portugueses te despierte para pedirte la documentación o unos revisores de los Comboios para pedirte el billete, lo que me pasó volviendo a Lisboa y a los cuales mando un cariñoso saludo desde estas líneas.


lusitania expreso lisboa madrid talgo trenhotel 8Por otro lado, este tren permite una conexión barata (más incluso que el autobús) entre los dos países, siempre que elijas asiento y no litera. Aunque hay ofertas muy buenas que permiten viajar en litera muy barato. Por contra, no es rápido, aunque no es algo que debería importarte mucho porque se supone que vas durmiendo.

Otra ventaja del Lusitania frente a otros transportes es que permite llevar mucho más equipaje que un avión, ventaja importante para Erasmus como yo, que vamos y volvemos a casa. Tampoco hay que olvidar que el tren deja casi en el centro de la ciudad: Chamartín en Madrid, a tres paradas en metro del centro financiero, y Santa Apolonia en Lisboa, a dos paradas en metro de la Baixa y la Plaza do Comercio.

En resumidas cuentas, éste es el estado de uno de los últimos trenes “de toda la vida” que quedan en España. No se puede entender porqué (salvo que pienses mal) que haya casi 30 trenes por sentido al día con Barcelona y mientras que con Lisboa sólo hay uno que tarda más de nueve horas en completar la misma distancia. Nadie quiere estos trenes, pero es fácil entender porqué. Al final en ellos sólo vamos personas mayores, mochileros, estudiantes o locos enamorados del ferrocarril como yo. Con lo que cuesta un kilómetro de alta velocidad se podrían hacer diez de ferrocarril convencional con “altas prestaciones”. Pero eso no interesa.

Comentarios

También te puede interesar

Arcos de Valdevez: donde se hizo Portugal

La leyenda de las postales sin sello