Summertime


De repente volvía a ser Verano. Si es que en algún momento lo dejó de ser, por mucho que la lluvia no dejara de parar y las nubes no dejaran ver el sol. De repente volvía a casa, pensando si los últimos diez meses habían sido un sueño o una realidad. Cada día me daba cuenta un poco más de que iba a ser imposible olvidarte, si cada vez que veía la previsión del tiempo te veía a ti. Siendo sinceros, después de vivirte durante casi un año, era imposible pensar que no iba a pasar.

Summertime, and the livin' is easy. Sorprendentemente, seguía sin hacer demasiado calor, como si trajera de Lisboa ese viento que viene del océano. Julio aún estaba intentando absorber la inercia del golpe de la vuelta, lo que hacía que me moviera cada vez más despacio, sin pararme aún. Pero llegó agosto y me detuve; llegaron los días de perro, el momento de darme cuenta de que el juego había acabado.

Sólo era cuestión de tiempo que volviera septiembre y los aires de curso nuevo, de pilas cargadas y de Otoño. De repente, alguien disparó y sonó el estruendo por todo el lugar. ¿Qué esperar de septiembre cuando ya no estrenas ni libros y cuadernos, cuando ya no ves a tus compañeros el primer día de curso, ni nada que se le parezca? Te mueves entre un espacio de ilusión y expectación, mezclado con miedo y algunas trazas de aburrimiento (que no es más que el resultado de la vuelta a la rutina), y una velocidad de reacción bastante lenta. 

Siempre cuesta arrancar (como que otros años he arrancado en octubre), pero este año siento que algo tiene que hacer click. Por eso de tener las cosas atadas y bien atadas, antes de que llegue el frío y el mal tiempo de verdad.

--

Como habréis notado, las cosas han cambiado un poco por aquí. Por motivos que no vienen al caso, me he tenido que mudar de palomar y he perdido en el camino cuatro de los cinco años de este blog. Es lo que tiene que te echen de los sitios. Así que, entre que compongo otra vez mi vida pasada, y ya de paso la futura, iré escribiendo aquí. La dirección del blog es la misma, aunque es posible que haya algunos problemas que solucionaré los próximos días. 

Comentarios

También te puede interesar

Un paseo por Coimbra

Hora de aventuras con Fernando de Magallanes

7 cosas que igual no sabías sobre Portugal