La pregunta del millón de Euros


¿Dónde te ves dentro de (inserte número aquí) años? Esa pregunta. Raro es no hacérsela cada cierto tiempo a lo largo de la vida. O no, eso lo dejo al criterio de cada uno. Pero la verdad es que no hay nada que pueda hacer para evadirla y dejarla sin respuesta, aunque no es una cosa que debería hacer. Resuena en mi cabeza cada hora, cada día, cada mes que veo que pasa y no consigo elaborar una respuesta conforme a mis gustos y mis expectativas en el futuro, que como dice Woody Allen "es el sitio en el que voy a pasar el resto de mi vida".

Odio tomar decisiones a largo plazo, incluso con pequeñas metas más cercanas en el tiempo. Pensar qué voy a ser dentro de diez años, cuando apenas puedo decir qué voy a hacer dentro de seis meses, me parce un absurdo: sólo en el último año he cambiado de opinión y de plan unas cuantas veces. Pero bueno, ya que tengo que ser yo, y no otros, el que determine mi destino, haré un resumen ejecutivo de lo que tengo pensado hasta ahora.

Siempre quise ser periodista. Después de unos años, que se han pasado demasiado rápido, he llegado a ese momento que parecía tan lejano: soy periodista. La carrera me ha valido, entre otras cosas, para poder decir que lo soy: ahí está el título que lo certifica. Bueno, de momento está el recibo del título que lo certifica, junto con algunos conocimientos que no creo que se me olviden nunca, más bien sobre la vida que para el ejercicio de la profesión.

Soy periodista. Puedes decir que escribo, que de vez en cuando aparece mi nombre en los periódicos, o salgo en la televisión o en la radio. A fin de cuentas, es a eso a lo que se dedica un periodista ¿no? Nunca habría pensado que haría directos de 3-4 horas en televisión con 22 años o hablar de una de mis pasiones participando como ponente en un debate, cosas de las que estoy orgulloso. Muy orgulloso. Es divertido y muy bueno para el ego leerte, verte o escucharte de vez en cuando.

Vale, ¿y ahora qué? 

Desde luego, no soy el periodista que quería ser cuando empecé mis estudios hace cinco años. 


Ya no creo que me convierta en él. Por lo menos he aprendido a abrir mis miras, y descubrir que hay campos mucho más interesantes y que me gustan más que lo que tenía pensado en un principio. Posiblemente, de ser ese periodista que imaginaba no habría podido viajar, que creo que es algo que define mis expectativas, ni podría conocer a todos mis amigos. Seguramente, de ser ese periodista que quería ser, no habría aprendido todo lo que he aprendido como voluntario en asociaciones y ONGs. Es más que probable que mi visión del mundo estuviera más relacionada con los botes de un balón que con los problemas de geopolítica. En cualquier caso, tengo la teoría de que todas las líneas temporales, incluso la más oscura, conducen al mismo punto actual.

Supongo que a fin de cuentas, el periodista al que debería aspirar a ser es algo parecido a lo que he venido haciendo hasta ahora. Debo viajar, debo conocer mundo, personas y tender puentes entre nosotros, debo seguir estudiando para comprender todo. Esto es lo único que tengo claro sobre todo: tengo que salir y sobre todo, tengo que ser feliz. ¿Pero eso a dónde me lleva? No acabo de concretar el lugar al que debería ir… Ya sé que quién tiene boca se equivoca, y que rectificar es de sabios, pero no quiero empezar a andar hacia algún sitio para después descubrir que tendría que haber ido en dirección opuesta.

Quizá de corresponsal de algún medio, haciendo guías de viaje, trabajando en cooperación internacional, en alguna cosa relacionada con la Unión Europea, o incluso la ONU, hasta como editor periodístico o literario… pero son todo ideas. Me gustan todas y no me gusta ninguna; no tengo nada claro, no es “quiero estar ahí”. Son todas respuestas correctas y no hay una, a priori, errónea. ¿Elijo una al azar y me quedo con ella pase lo que pase? Ya dentro de diez años cambio otra vez, total, si no queda nada.

Se admiten comentarios motivadores, ideas innovadoras y críticas constructivas, a ver si consigo aclararme la cabeza.

Comentarios

También te puede interesar

Arcos de Valdevez: donde se hizo Portugal

La leyenda de las postales sin sello

Lusitania expreso