"No creo que cambie nada": Grecia y su futuro

Las elecciones en Grecia nunca habían tenido tanta repercusión mediática. Hasta hace unos años sólo merecían un breve espacio en los informativos de radio y televisión, y quizá un par de columnas en la prensa. Ahora, Grecia se ha convertido en la protagonista de un partido que interesa a toda Europa, porque sus consecuencias pueden marcar un antes y un después en la política y la economía del viejo continente. Es evidente que algo importante está en juego, cuando vemos a políticos europeos intentando influir de una forma tan clara en la opinión ciudadana de un país miembro, con vagas promesas y, sobre todo, mediante amenazas de perderlo todo.

Lo que no sé es si el miedo será suficiente para hacer cambiar de opinión a un pueblo al que ya casi no le queda nada. Los griegos están enfadados, y con razón. Casi tanto como podríamos estarlo los españoles, que por alguna extraña razón estamos demasiado calmados (y eso que somos de armar motines hasta por el tamaño de las capas). Más allá de tener unos políticos nefastos, que año tras año han escondido todos los problemas debajo de la alfombra, la situación en Grecia está llevando al límite a sus ciudadanos.

Estos últimos días he estado hablando con dos amigas griegas para conocer su opinión. Helena y Atenea (nombres ficticios) tienen 22 y 24 años, son estudiantes universitarias y viven en Tesalónica, la segunda ciudad de Grecia por número de habitantes. No hay nadie en su entorno que no se haya visto afectado por la crisis de una forma u otra: peores servicios públicos, mayores impuestos, menores sueldos, productos básicos más caros y mínimas esperanzas para encontrar un trabajo que no sea precario, especialmente para los jóvenes, cuya tasa de desempleo es superior al 50%. No sólo eso; como dice Atenea, la crisis es también psicológica: “hay mucho estrés, tristeza y miseria; la gente se siente desesperada y eso ayuda a que crezca la intolerancia y el extremismo”.

"Con las circunstancias actuales no será fácil gobernar; da igual el partido político o las habilidades del ganador". -Helena

Por eso les pregunto si tenían pensado ir a votar este fin de semana. Atenea no ha ido a su colegio electoral, a pesar de que la Ley Electoral griega obliga a todos los ciudadanos a ejercer este derecho, porque no se siente representada por ninguno de los veintidós partidos que aspiran a conseguir un escaño en el parlamento. Helena tampoco se siente representada por ninguno de los partidos, pero sí que ha ido a votar. Ella puntualiza que ha sido un voto emocional, motivado por el pésimo comportamiento de los dos partidos que han gobernado Grecia durante los últimos treinta años, Nueva Democracia (derecha) y PASOK (socialistas, centro-izquierda), y que le ha movido su deseo de “llevar al bipartidismo griego a su histórico final”.

Ni siquiera ven a Alexis Tsipras como la solución a los problemas del país. “Tsipras es valiente y está dispuesto a cambiar cosas, pero esos cambios no son tan revolucionarios como esperaba de un comunista; en cualquier caso, si consigue realizar la mitad del programa de Syriza será todo un éxito” afirma Helena, sabiendo que si resulta elegido tendrá que lidiar con los compromisos económicos ya firmados con la Unión Europea.  De opinión parecida es Atenea, que piensa que el candidato de la coalición de izquierda no conseguirá solucionar los conflictos abiertos, aunque cree que por lo menos no hará más recortes ni aumentará impuestos que sigan exprimiendo a los agotados ciudadanos.

Quizá por esto, su opinión sobre su futuro y el de su país no es muy optimista. La respuesta de Atenea es rotunda: “no creo que cambie nada”. Por su parte, Helena cree que salir de las dificultades por las que atraviesa Grecia depende de la globalización y el capitalismo, y que mientras no se solucionen éstos no se verá la luz al final del túnel. “Los griegos hemos peleado mucho durante los últimos años para que nuestra voz se oyera, pero a pesar de ello nada ha cambiado para mejor”, concluye.

Imagen | 20minutos.es

Comentarios

También te puede interesar

Un paseo por Coimbra

Hora de aventuras con Fernando de Magallanes

7 cosas que igual no sabías sobre Portugal