Sí es un día para celebrar

Siento un poco de vergüenza por las declaraciones realizadas por algunos miembros de la Administración local y la farándula española con motivo del Día de la Hispanidad, o la Fiesta Nacional de España. No creo necesario recordar quiénes han sido, porque sus palabras ya permanecen escritas en los anales y en los periódicos. Me parece de una incultura tremenda y, sobre todo, de una falta de respeto a nuestra Historia criticar este día porque, siempre según ellos, recuerda un genocidio sangriento y cruel.

El problema es que hablar sale gratis: no hay consecuencia para quien ha pronunciado las palabras, especialmente cuando ni siquiera se sabe un poco de lo que se está hablando. Si estas personas hubieran leído un poco (sólo un poco) y conocido la historia de su propio país, se habrían dado cuenta que igual ese genocidio no fue tanto. Que tanto ingleses como franceses sí diezmaron de verdad a las poblaciones indígenas de Norte América, incluso llegando a inventar las primeras armas bacteriológicas en su "lucha" contra ellos. Fueron tanto españoles como portugueses los que promulgaron decretos de protección de los indígenas y de prohibición del comercio de esclavos, llegando a un nivel de mezcolanza de la población y de las culturas que nunca se le pasó por la cabeza a los hijos de la Gran Bretaña más allá de en películas como Pocahontas.

Con esto no quiero negar que no hubiera enfrentamiento, ni batallas, ni alguna carnicería. La Historia dice que los españoles fueron bastante limpios en su “conquista”, aunque eso no quita que no hubiera una imposición cultural y religiosa, con todo lo que ello conlleva. Lo que no podemos es ponernos a pensar ahora “y si”, culparnos por algo que no tiene arreglo, y poner a parir todo lo que hicimos mal, sin destacar todo lo que hicimos bien al otro lado del charco. ¿O acaso vamos a pedir a los italianos que pidan perdón por la conquista romana de Hispania (y ya puestos, de todo su imperio)?

Somos un pueblo que lucha constantemente por recordar nuestra falsa Leyenda Negra, grabada en piedra dondequiera que se mire, mientras entierra profundamente los grandes logros de nuestro pasado. La foto que ilustra este artículo es de la estatua dedicada al almirante Blas de Lezo en Madrid, realizada mediante suscripción popular e inaugurada el año pasado. En cualquier país que admirarara sus logros, "el mediohombre" habría tenido una estatua como la que Nelson tiene en Londres, además de calles, plazas y parques por todo el país.

Una cita atribuida a Bismark dice que los españoles son el pueblo más fuerte del mundo, porque están constantemente destruyéndose y nunca lo consiguen. Y qué razón tenía la persona que lo dijo, fuera el propio Bismark o no. Sobra decir que no somos perfectos. De hecho, si lo fuéramos, posiblemente seríamos la primera potencia mundial en algún campo más que los deportes.

No me gusta leer ese tipo de cosas desde el "cercano" extranjero. Aquí en Portugal también están las cosas mal, pero recuerdan su Historia y hacen alarde de sus puntos más fuertes. Aunque no lo parezca, tenemos cosas que celebrar y sobre todo, tenemos muchas cosas por las que sentirnos orgullosos, y que otros países ya quisieran tener para ellos. Eso sí, hoy hay que seguir trabajando para que los que estamos fuera podamos volver; para que los que no tienen trabajo tengan; para lo que han perdido todo lo recuperen. En resumen, para que volvamos a ser lo que un día fuimos.

Comentarios

También te puede interesar

Arcos de Valdevez: donde se hizo Portugal

La leyenda de las postales sin sello

Lusitania expreso