Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2015

Braga, la ciudad abierta

Imagen
Llegar a Braga es encontrar una ciudad con los brazos extendidos, esperándote. La ciudad hace gala de su símbolo, una puerta abierta, y hace que te sientas cómodo. Merece la pena dejarse caer un día y recorrer sus calle llenas de juventud e historia. Porque si hay algo que define Braga son esas dos últimas palabras, que son parte de la manera de ser de sus habitantes. 
Braga puede parecer pequeño, y lo es. Pero no tiene nada de capital de provincias: es la tercera ciudad más grande de Portugal, con más de 180.000 habitantes censados, y cerca de 800.000 en su área metropolitana. Y de ellos, un 35% tiene menos de 25 años. La juventud está presente en todas partes. Tanto es así que Braga ha sido nombrada ciudad más joven de Europa y además, fue Capital Europea de la Juventud para el año 2012
A pesar de ser tan joven, Braga lleva tantos años aquí que ya ni se acuerda. Por eso presume también de ser la ciudad más antigua de Portugal. Desde el Neolítico siempre ha habido asentamientos, au…

Cómo conseguí participar en el Servicio Voluntario Europeo

Imagen
A version of this article is avaliable in English and Portuguese here.
Este artigo também está escrito em Inglês e Português aqui.
Hace algunos artículos conté cómo volví a Portugal con una plaza del Servicio Voluntario Europeo (en inglés European Voluntary Service, o símplemente, EVS). Era una presentación de lo que es este programa de la Comisión Europea y cómo influyó en mi decisión de volver a Portugal. Ahora voy a explicar un poco mi experiencia buscando proyectos, esperando que os pueda ayudar si vosotros también estáis en la misma situación.
Lo primero que voy a decir es que no hagáis lo que hice yo. O igual si... Bueno, haced lo que queráis.
Digo eso porque tengo la sensación de que hay algunas cosas que no hice del todo bien. No os engañéis, aunque lo parezca, no soy perfecto, así que haré un poco de autocrítica. Creo que empecé a buscar proyecto algo tarde. Dejé pasar todo el verano sin hacer nada, y cuando en septiembre me puse a trabajar estaba algo perdido. 
Por otro lado, …

El Magusto: celebrando la castaña

Imagen
¿Qué se te viene a la cabeza cuando piensas en el Otoño? Posiblemente lo asocies con el frío, el cambio de hora y el cambio de armarios, las hojas en el suelo, la lluvia, un buen plato de lentejas y... ¡las castañas! Este aperitivo tan típico de esta época del año, que apetece tanto como el chocolate caliente cuando las temperaturas empiezan a bajar, tiene dedicada una tradición a ambos lados de la frontera hispano-lusa (y parte del extranjero): el Magusto o Magosto.
La castaña solía tener mucha importancia en la dieta de las zonas rurales hasta prácticamente hace cuatro días. Valía para hacer sopa, podían comerse tanto frescas como secas, y servían para hacer harina. Pero los castellanos “descubrimos” América y trajimos de allí, además de oro y plata, alimentos como la patata y el maíz. La generalización de las cosechas de estos alimentos a principios del siglo XVIII desbancaron a la castaña en la alimentación, que pasó a un segundo plano. 
El Magusto se realizaba (y se realiza aho…

Amy

Imagen
No existe ningún manual que nos ayude a gestionar y a controlar la fama.  Con lo importante que puede ser para algunos (y poderosos), mucho se está tardando en escribir algo sobre el tema. Los expertos la describen bien (como hace Chris Rojek en su libro "Celebrity"), pero a partir de ahí no hay nada, aunque he de reconocer que no es un tema fácil. De la misma forma que llega la fama, también se puede marchar. Te guste o no, tienes que cultivarla, cuidarla para que te trate bien. Si no consigues controlarla, puede acabar con los que más quieres y contigo. Cuántos actores y actrices, famosos por sus papeles infantiles o juveniles, han acabado como juguetes rotos en un rincón, derribados por su propia celebridad.
Ese fue el caso de la malograda cantante Amy Winehouse. La que posiblemente habría sido la mejor cantante de jazz de los últimos años, acabó arrastrada por el alcohol, las drogas, las malas compañías, y los desórdenes nerviosos a la muerte. Era una estrella no conven…

Correr es de cobardes

Imagen
Salgo a la calle con la velocidad del Honda de Fernando Alonso. Cruzo la puerta y enseño tímidamente mi cabeza por la cornisa de mi edificio. Levanto mi cabeza atraído por la curiosidad y la farola. Al trasluz puedo ver las gotas de agua, finas, pequeñas, como una cortina casi transparente. “No me das miedo”, le digo a las perpetuas nubes que cubren esta ciudad, como si no supieran que el va a correr por su culpa como un buen cobarde soy. Pongo el cronómetro a cero y me abrocho el chubasquero. No miro atrás cuando doy mi primera zancada y abandono la protección de mi edificio.
Los árboles me cubren. Las gotas empiezan a salpicar mi chaqueta. Corro, no pasa nada. Intento no pensar que estaría mejor en el sofá abrigado con una manta. De hecho, intento no pensar en nada; quiero acompasar mi respiración a mi zancada y a la música que está sonando. Me relajo y pierdo la vergüenza; la canción que reproduce mi teléfono móvil me hace pensar que estoy protagonizando un videoclip. En éstas, mi…