Guimarães: aquí nació Portugal


El Norte de Portugal está lleno de ciudades con un interesante pasado. Ya os hablé de Braga, la ciudad más antigua de Portugal. También os he contado la historia de lo que sucedió en Arcos de Valdevez, el lugar donde se hizo Portugal. Y hoy os traigo algunas fotografías de la ciudad donde nació Portugal, porque fue su primera "capital": Guimarães.

Guimarães es pequeño: se ve en poco más de un día. Además, las conexiones con Arcos son un poco malas, especialmente a la vuelta. Así que nos levantamos temprano para no perder un minuto. El viaje hasta Guimarães lo hice junto a Agnes, mi compañera de casi todo (piso, trabajo, blog, comida...), aunque ella iba para "sufrir" un poco y hacerse un tatuaje.


Era todavía pronto, menos de las 10, cuando llegamos a Guimarães. Desde la estación de autobuses subimos hacia el centro de la ciudad,  remontando el valle que dibuja el río. Una vez allí nos separamos, y yo me puse a buscar el icono de la ciudad: su castillo. 

Guimarães es la ciudad donde nació Portugal porque aquí vivía el Conde de Portugal, Henrique, padre del que más tarde sería rey, y por ello, su primera capital. Desde aquí se planearon y realizaron una serie de batallas y conquistas que le valieron consagrar su autoridad sobre el terreno, y más tarde la independencia del país. Una historia digna de Juego de Tronos.



El castillo actual, de finales del siglo XI, se puede visitar por dentro, aunque en el momento que yo fui estaba siendo restaurado. Posiblemente esa fuera la razón por la que pudiera entrar gratis, mientras para visitar el cercano palacio de los Duques de Braganza tienes que pagar casi 5 Euros. 

Para mí, el palacio de los Duques de Braganza no merece mucho la pena, pero allí podemos ver una estatua del primer rey de Portugal, Afonso Henríques, posando con un fantástico modelo armadura de cota de malla y casco. En el recinto del castillo también se encuentra la capilla románica de San Miguel, donde según la leyenda, fue bautizado el primer Rey de Portugal.


Una vez visto el castillo empezaba a tener un poco de hambre, así que bajé a la ciudad. El centro de Guimarães tiene más aire medieval que Braga, con su toque gótico y romántico. Las calles son estrechas y los edificios no sólo se tocan, si no que están conectados mediante puentes. La rúa de Santa María, entre el centro y el castillo, es el mejor exponente de esto.

Después de callejear, aparecí en la plaza de Santiago para descubrir su extraño urbanismo medieval: no es ni cuadrada ni redonda. La plaza está conectada bajo el antiguo Ayuntamiento con la plaza donde se encuentra la Colegiata de Nuestra Señora de Oliveira y el monumento dedidado a la victoria en la batalla del Salado. El nombre lo recibe del olivo que hay en la plaza (el actual no es el original), que reverdeció una vez muerto en el siglo XIV.


Sigo perdiéndome por los callejones y acabo sentándome a comer el bocadillo en la Alameda, un jardín en el extremo sur del centro de la ciudad. Hace sol y calor, y me parece extraño que no llueva o haga frío. Mejor para mí, porque estoy un rato intentando coger temperatura y color en la cara.

Con el estómago lleno camino hacia el Largo de Toural, el corazón de la ciudad. Aquí podemos encontrar el sitio donde todo el mundo se hace la foto de recuerdo: un mural que recuerda, otra vez, que aquí nació Portugal. Y yo no iba a ser menos...


Aún tenía mucho tiempo para gastar y pocas cosas para ver. Empecé a pasear más despacio, buscando rincones donde pararme. Acabo por salirme del mapa y dar una vuelta fuera del centro. Me encuentro los restos de las industrias de curtidos, repartidos por las zonas bajas de la ciudad, y preservados para la Historia.


Es la hora de regresar a casa. Encamino mis pasos hacia la estación de autobuses, pero lo hago despacio, sin mucha prisa por llegar, porque me sobra tiempo. Doy un rodeo, me pierdo un poco y hasta me da tiempo a pararme a ver las tiendas de la estación.

Agnes ya está allí, nos subimos al autobús y nos vamos, justo cuando el sol empieza a desparecer por el horizonte. Até breve Guimarães!

Comentarios

También te puede interesar

Arcos de Valdevez: donde se hizo Portugal

La leyenda de las postales sin sello

Lusitania expreso